Blog de periodismo fotográfico, videográfico y visual del NYT

El New York Times lanzó un nuevo blog sobre “periodismo visual”. Es básicamente un fotoblog con historias de algunos de los fotógrafos que colaboran con el periódico. Como es costumbre, el NYT nos presenta una publicación de calidad superior, con imágenes de gran tamaño y con historias que, en su gran mayoría, son fabulosas. No he podido dejar de verlo desde que lo abrí. Estoy seguro que a muchos de ustedes les sucederá lo mismo. ¡Disfrútenlo!

Anuncios

Pequeña selección de revistas Online

Smashing magazine sacó una selección de 40 revistas en linea sobre fotografía. La selección en general es muy buena pero en mi opinión era un poco abrumadora. Había muchas opciones y a todas las quería conocer a profundidad. Finalmente yo hice mi propia selección y aquí les pongo mis recomendaciones.

Blueeyes

SocialDocumentary

Lunatic

F-Stop

Vewd

Enter

File

Flak

Verve (un blog extra que incluí)

Disfruten!

La ética, los premios y la circuncisión femenina

(Mis disculpas a quienes ya leyeron este artículo con los anteriores errores de tipeo)

Hace unas semanas se ha creado una polémica a raíz del trabajo de la fotógrafa Andrea Bruce sobre la circuncisión femenina en la región Kurda de Iraq. La serie narra el proceso de mutilación de una niña de entre 6 y 8 años. El centro de la polémica no está propiamente en la crudeza o barbaridad del tema sino en su tratamiento. La fotógrafa optó por no ocultar la identidad de la niña, exponiéndola así a millones de personas. Si Bruce tenía la intención de ayudar creando consciencia, lo más probable es que lo que haya hecho sea empeorar la situación de la niña. Hay muchas maneras de acercarse a este difícil tema sin revelar la identidad de la menor, crear consciencia y generar imágenes incluso más poderosas de las que se hicieron.

Pero el problema va más allá. No sólo la fotógrafa presentó el trabajo así. La gente del Washington post, para quien Bruce hizo el trabajo, tiene la labor de editar las imágenes. Aún así, publicaron las fotos con la identidad de la niña. Como si no fuera suficiente, el trabajo ha ganado muchísimos premios, incluyendo el segundo lugar al mejor fotoperiodista de la NPPA.

Debo decirles que yo estoy del lado de los indignados con esto. Cuando vi la serie en verdad dan ganas de llorar. Especialmente sabiendo que la niña no sólo sufrió una bárbara mutilación sino que además fue expuesta públicamente. Doble el daño. Según las leyendas de la serie, la niña fue engañada. Le dijeron que iba a una fiesta para que luego se encontrara con una mujer y sus utensilios de tortura.

Para hacer hacer una analogía voy a traducir un fragmento de otro artículo que protestó contra esta situación que salió publicado en Duckrabbit en la que plantea un caso similar (hipotético):

“Un famoso fotógrafo iraquí va EEUU a cubrir un círculo de pedofilia al que tuvo acceso. Toma fotos de un niño de siete años mientras es abusado por un sacerdote católico. El muchacho piensa que va a una fiesta pero se encuentra con que el sacerdote tiene otra idea en mente. Las fotos muestran al niño sufriendo y agonizando.

El fotógrafo regresa Iraq y uno de los periódicos de circulación nacional decide publicar las imágenes por la cuales se le paga al fotógrafo. Las imágenes le dan la vuelta al mundo por internet. Las fotos muestran claramente la cara del niño y no se hace ningún esfuerzo por ocultar su identidad. Total, si se trata solamente de un muchacho ‘white trash’ americano”

Muy seguramente las alarmas hubieran sonado más fuerte en ese caso. Entonces, ¿por qué no se considera lo mismo con la niña Iraquí?

Quizás habrá quienes piensen que el argumento se excede en moralista argumentando que las circuncisiones masculinas se hacen todo el tiempo y que no tienen ningún problema. Es verdad, las circuncisión masculina no tiene nada de malo. El problema es que en la circuncisión masculina lo que se remueve es un pedazo de piel nada más. En el caso femenino lo que se corta es un órgano: el clítoris.

La gente de the click hace referencia a varios artículos en contra.

30 ciudades de Estados Unidos que mejor tratan a los fotógrafos

Me topé con este artículo en Popphoto que hace una lista de las mejores ciudades para vivir siendo fotógrafo en los Estados Unidos. La lista está bien completa: Tiene 30 ciudades incluídas. Además, uno se encuentra con varias sorpresas. Los redactores dan a conocer el criterio que siguieron para hacer la lista. Está muy divertida.

NPPA anuncia los premios al mejor fotoperiodismo

No conocía estos premios sino hasta hace poco. Estuve revisando los ganadores y la verdad hay una altísima calidad de fotografía entre los premiados. Tiene muchísimas categorías y definitivamente tienen un acercamiento más elegante que World Press Photo. Les recomiendo que al menos ojeen las fotos y series ganadoras.

World Press Photo trae la guerra…

world-press-photo-awards-0012La exposición de los ganadores de este del World Press Photo estuvo abierta en Caracas recientemente. Fue muy comentada dentro y fuera del mundo fotográfico. A pesar de que no tuve la oportunidad de ir, me llamó la atención que dos personas que fueron surgieron con cuestionamientos casi idénticos sobre si los premios y la organización ya no estaban cumpliendo con lo que en teoría era su razón de existir. Este par de personas me comentaban que sentían que WPP había convertido a las guerras y los desastres en un show. Esto me produjo cierta inquietud, y como no había podido ir a la expo, revisé por internet los ganadores. Debo decir que me uno a estos dos amigo en esa impresión. Incluso revisé los ganadores de los últimos años y caen dentro del mismo caso.

La mayoría de las fotos que ganaron los principales premios son las más crudas, se podría decir que rayan en lo morboso. La intención no es juzgar el proceso de selección de la organización ni mucho menos cuestionar la calidad de los fotógrafos (que sin duda son grandes profesionales). Sino hacerse la pregunta ¿Hasta qué punto este despliege de medios de la WPP está sirviendo al verdadero propósito de la fotografía de guerra y/o desastres que consiste en crear consciencia? Para parafresear a una de estas personas: es muy cómodo ver la guerra cuando yo no soy el afectado y además bajo circunstancias hasta favorables como lo son las de una sala de exposiciones. Y así mismo es muy cómodo llevar la guerra a quienes no la sufren en esos términos.

No sé hasta que punto el tratamiento de algunas de las series ganadoras le hace la justicia a los afectados en esas imágenes. Esa justicia que se busca precisamente con la fotografía de guerra ¿La WPP premia la mejor foto o la foto más cruda o sanguinaria? No se propone aquí que las fotos no sean crudas. De hecho, hay fotografías que deben ser crudas para que puedan causar el impacto necesario para generar un verdadero cambio. Pero que una foto sea cruda no la hace una buena foto automáticamente.

Hay que destacar que hay algunas series ganadoras que hicieron un tratamiento de la guerra respetuoso. Con más sutileza, sensibilidad y una clara mejor intención de trasmitirle a los demás lo que estuvo sucediendo (y probablemente sigue sucediendo) en países en guerra. Es el caso de Justyna Mielnikiewicz con su historia sobre la guerra ruso-georgiana y Lars Lindqvist sobre el mismo conflicto. Los invito a que comparen. Aquí van algunos enlaces. También les advierto que algunas de las imágenes son bastante fuertes y pueden ofender a algunas personas.

Justyna Mielnikiewicz en Georgia

Lars Lindqvist en Georgia

Walter Astrada en Kenya 1er premio (Spot News)(MUY FUERTE)

Sebastian D’Sousa en India Mención honorífica (Spot News)(FUERTE)

El desvanecimiento del encanto de la Polaroid

En Febrero de 2008, y con la revolución que fotográfía digital trajo consigo, Polaroid Corporation anunciaba que cesaba la producción de película instantánea. La imagen fotográfica de efecto inmediato encontró por fin un rival con el que no pudo competir: la imagen digital. Sin embargo, hay algo que la fotografía a base de píxeles no podrá sustituir. La película Polaroid representaba la instante captado una sola vez. Cuando una fotografia era tomada con una camara instantánea, esa imagen terminaba siendo la única muestra tangible del momento dado a que no se podía reproducir o hacer una copia identica en el mismo formato (al menos no de la misma manera en que se tomó). Un beso, una reunión con amigos o simplemente algo curioso que conseguimos en la calle quedaría plasmado solamente en esa pequeña imagen de colores palidos. La buena noticia es que existen varios grupos haciendo campaña para resucitar la instantánea. La gente de www.savepolaroid.com promueve la reincorporación de este tipo de película al mercado a través de su página. Y, al parecer, el esfuerzo más grande que se está haciendo por la causa es el caso de Impossible proyect liderado por Florian Kaps que llegó hasta comprar la maquinaria e intalaciones de película Polaroid cerradas en Amsterdam con la intención de reiniciar la producción en colaboracion con Ilford. Parece ser que el mundo de la fotografía no ha perdido esta preciosa herramienta del todo. Ciertamente, el film no ha perdido quien confíe en ella.