Entre la lentitud y la inmediatez

Luego de estar un largo rato ojeando el nuevo blog de NYT, me quedé pensando en uno de los post: Essay: Slow photography in an instantaneous age (Fotografía lenta en una era instantánea). Más allá de las imágenes, que son increíblemente bellas, una de las cosas que más me interesó fue lo que el fotógrafo escribió sobre el proyecto y el método para hacerlas.

Fred R. Conrad, el fotógrafo, explica cuáles son la cualidades que tiene la fotografía de gran formato. Pero, no habla de las cualidades técnicas propiamente, sino de cómo trabajar en ese formato permite al fotógrafo experimentar cosas distintas, y, que a larga, le permiten profundizar en su tema fotográfico y ver nuevas cosas.

Es cierto que una de las grandes ventajas del uso de la película es el hecho de que obliga al fotógrafo a ser más disciplinado y a ser más observador. Sin embargo, creo que, si bien el tipo de herramienta que se use influye, realmente depende del fotógrafo. Pongo como ejemplo mi caso. Yo comencé a usar el soporte digital recientemente. No voy a negar que hay una serie de ventajas que he empezado a disfrutar con el formato digital. Aún así, he estado tratando de no perder la disciplina y el rigor de un fotógrafo analógico. Sí, la foto se puede acomodar luego pero prefiero que esté lo más cercano a la perfección a la hora de la toma. Me gusta que la fotografía sea lo más directa posible sin cerrarme a las posibilidades que da el post-procesado digital. Una de las cosas que sí extraño de la película, además del tiempo pasado en el laboratorio, es la emoción de la expectativa cuando estamos por revelar un negativo. En ese sentido, he llegado a un punto donde estoy por comenzar a inhabilitar la pantalla de mi cámara digital para que no me muestre la imagen que acabo de tomar. Empiezo a entender aquello de que mirar la pantalla después de tomar la foto hace que puedas perderte una buena foto. Y en cuanto a lo de ser observador, creo que es difícil dejar de serlo después de varios años con película.

Quiero destacar que sigo siendo un gran fanático del film a pesar de que ya no lo uso tan a menudo. Y también que soy un gran admirador del medio y gran formato que siempre me ha dado mucha curiosidad y lamentablemente no he tenido la oportunidad de utilizar. Al final, cada vez me convenzo más que las diferencias de importancia entre el analógico y el digital tienen más que ver con el proceso creativo y personal del fotógrafo que con aspectos técnicos.

Blog de periodismo fotográfico, videográfico y visual del NYT

El New York Times lanzó un nuevo blog sobre “periodismo visual”. Es básicamente un fotoblog con historias de algunos de los fotógrafos que colaboran con el periódico. Como es costumbre, el NYT nos presenta una publicación de calidad superior, con imágenes de gran tamaño y con historias que, en su gran mayoría, son fabulosas. No he podido dejar de verlo desde que lo abrí. Estoy seguro que a muchos de ustedes les sucederá lo mismo. ¡Disfrútenlo!

World Press Photo trae la guerra…

world-press-photo-awards-0012La exposición de los ganadores de este del World Press Photo estuvo abierta en Caracas recientemente. Fue muy comentada dentro y fuera del mundo fotográfico. A pesar de que no tuve la oportunidad de ir, me llamó la atención que dos personas que fueron surgieron con cuestionamientos casi idénticos sobre si los premios y la organización ya no estaban cumpliendo con lo que en teoría era su razón de existir. Este par de personas me comentaban que sentían que WPP había convertido a las guerras y los desastres en un show. Esto me produjo cierta inquietud, y como no había podido ir a la expo, revisé por internet los ganadores. Debo decir que me uno a estos dos amigo en esa impresión. Incluso revisé los ganadores de los últimos años y caen dentro del mismo caso.

La mayoría de las fotos que ganaron los principales premios son las más crudas, se podría decir que rayan en lo morboso. La intención no es juzgar el proceso de selección de la organización ni mucho menos cuestionar la calidad de los fotógrafos (que sin duda son grandes profesionales). Sino hacerse la pregunta ¿Hasta qué punto este despliege de medios de la WPP está sirviendo al verdadero propósito de la fotografía de guerra y/o desastres que consiste en crear consciencia? Para parafresear a una de estas personas: es muy cómodo ver la guerra cuando yo no soy el afectado y además bajo circunstancias hasta favorables como lo son las de una sala de exposiciones. Y así mismo es muy cómodo llevar la guerra a quienes no la sufren en esos términos.

No sé hasta que punto el tratamiento de algunas de las series ganadoras le hace la justicia a los afectados en esas imágenes. Esa justicia que se busca precisamente con la fotografía de guerra ¿La WPP premia la mejor foto o la foto más cruda o sanguinaria? No se propone aquí que las fotos no sean crudas. De hecho, hay fotografías que deben ser crudas para que puedan causar el impacto necesario para generar un verdadero cambio. Pero que una foto sea cruda no la hace una buena foto automáticamente.

Hay que destacar que hay algunas series ganadoras que hicieron un tratamiento de la guerra respetuoso. Con más sutileza, sensibilidad y una clara mejor intención de trasmitirle a los demás lo que estuvo sucediendo (y probablemente sigue sucediendo) en países en guerra. Es el caso de Justyna Mielnikiewicz con su historia sobre la guerra ruso-georgiana y Lars Lindqvist sobre el mismo conflicto. Los invito a que comparen. Aquí van algunos enlaces. También les advierto que algunas de las imágenes son bastante fuertes y pueden ofender a algunas personas.

Justyna Mielnikiewicz en Georgia

Lars Lindqvist en Georgia

Walter Astrada en Kenya 1er premio (Spot News)(MUY FUERTE)

Sebastian D’Sousa en India Mención honorífica (Spot News)(FUERTE)