Virgen de Fátima paseando por El Paraíso

Hace poco estuve en una celebración organizada por la comunidad portuguesa de El Paraíso en Caracas. Es una mezcla de festival/procesión en la que se le hace homenaje a la virgen de Fátima. Les dejó algunas imágenes del evento.

Anuncios

De vuelta

El problema con mi computadora se solucionó antes de lo esperado y ya estamos de vuelta. Estaré haciendo el respaldo en mi máquina y me tomará un poco de tiempo pero se vienen varios artículos así para que estén pendientes. Saludos.

Estoy vivo y hago una pequeña reseña

Pero si estaba perdido. He tenido problemas con mi computadora. Haré todo lo posible por ir escribiendo artículos y sobre todo reseñas que son más fáciles en esta situación. Por los momentos, les dejo esta reseña sobre un homenaje que le hizo el blog de fotografía del New York Times a la Polaroid. No podía faltar en este blog que tiene esa debilidad por la película instantánea. Disfrútenlo que tiene muchísimas fotos.

Próceres y corredores

Estas son algunas imágenes de un paseíto que hicimos Los Próceres, en Caracas. La idea principal era fotografiar el entrenamiento de un club de trote de un amigo.

Entre la lentitud y la inmediatez

Luego de estar un largo rato ojeando el nuevo blog de NYT, me quedé pensando en uno de los post: Essay: Slow photography in an instantaneous age (Fotografía lenta en una era instantánea). Más allá de las imágenes, que son increíblemente bellas, una de las cosas que más me interesó fue lo que el fotógrafo escribió sobre el proyecto y el método para hacerlas.

Fred R. Conrad, el fotógrafo, explica cuáles son la cualidades que tiene la fotografía de gran formato. Pero, no habla de las cualidades técnicas propiamente, sino de cómo trabajar en ese formato permite al fotógrafo experimentar cosas distintas, y, que a larga, le permiten profundizar en su tema fotográfico y ver nuevas cosas.

Es cierto que una de las grandes ventajas del uso de la película es el hecho de que obliga al fotógrafo a ser más disciplinado y a ser más observador. Sin embargo, creo que, si bien el tipo de herramienta que se use influye, realmente depende del fotógrafo. Pongo como ejemplo mi caso. Yo comencé a usar el soporte digital recientemente. No voy a negar que hay una serie de ventajas que he empezado a disfrutar con el formato digital. Aún así, he estado tratando de no perder la disciplina y el rigor de un fotógrafo analógico. Sí, la foto se puede acomodar luego pero prefiero que esté lo más cercano a la perfección a la hora de la toma. Me gusta que la fotografía sea lo más directa posible sin cerrarme a las posibilidades que da el post-procesado digital. Una de las cosas que sí extraño de la película, además del tiempo pasado en el laboratorio, es la emoción de la expectativa cuando estamos por revelar un negativo. En ese sentido, he llegado a un punto donde estoy por comenzar a inhabilitar la pantalla de mi cámara digital para que no me muestre la imagen que acabo de tomar. Empiezo a entender aquello de que mirar la pantalla después de tomar la foto hace que puedas perderte una buena foto. Y en cuanto a lo de ser observador, creo que es difícil dejar de serlo después de varios años con película.

Quiero destacar que sigo siendo un gran fanático del film a pesar de que ya no lo uso tan a menudo. Y también que soy un gran admirador del medio y gran formato que siempre me ha dado mucha curiosidad y lamentablemente no he tenido la oportunidad de utilizar. Al final, cada vez me convenzo más que las diferencias de importancia entre el analógico y el digital tienen más que ver con el proceso creativo y personal del fotógrafo que con aspectos técnicos.

Blog de periodismo fotográfico, videográfico y visual del NYT

El New York Times lanzó un nuevo blog sobre “periodismo visual”. Es básicamente un fotoblog con historias de algunos de los fotógrafos que colaboran con el periódico. Como es costumbre, el NYT nos presenta una publicación de calidad superior, con imágenes de gran tamaño y con historias que, en su gran mayoría, son fabulosas. No he podido dejar de verlo desde que lo abrí. Estoy seguro que a muchos de ustedes les sucederá lo mismo. ¡Disfrútenlo!

La significación del encuadre en la plaza de Tienanmen

Stuart-Franklin-Tienanmen-005Siempre es interesante cuando un fotógrafo habla sobre la historia detrás de una foto y del momento de su toma. Esto se incrementa si el caso es una foto que quedó en la historia tanto del mundo como de la fotografía. Me crucé con este artículo en el que Stuart Franklin habla de cómo fue que llegó a tomar la famosa foto del estudiante, que armado solamente con lo que parecen bolsas de mercado, se enfrenta a una fila de imponentes tanques de guerra que se acercaban a la plaza de Tienanmen.

Mientras leía el artículo, recordaba una clase que di este miércoles a unos alumnos de periodismo escolar de Aldea sobre la fotografía y el periodismo. Dentro del contenido del taller estaba el encuadre. Como sabemos, lo que está fuera del encuadre no existe desde el punto de vista fotográfico. Entonces, Imaginemos por un momento que solamente tenemos una imagen para decir lo que queremos. No se nos permitirá hablar o escribir sobre la foto o lo que implicó tomarla. No nos quedaría otra opción que ser muy cuidadosos y disciplinados en cuanto a la composición de nuestra fotografía. Sin embargo, no hace falta imaginarnos eso. Los fotógrafos debemos ser así. Lamentablemente, sobran los fotógrafos con aspiraciones de operador de ametralladora que disparan sin siquiera ver que fotografían.

Volviendo a la fotografía de la plaza de Tienanmen, esa fotografía quizás por sí sola no nos da detalles sobre dónde sucedió o qué sucedió propiamente. A pesar de ello, la fotografía es sumamente universal. Un sólo ser humano se enfrenta a una fila de tanques diseñados para la destrucción. El espíritu humano frente a la maquinaria bélica. Ahí está la importancia del encuadre para un fotógrafo. Sólo hizo falta colocar a esos elementos dentro del encuadre. Me atrevo a especular al decir que quizás Franklin tenía visión de la plaza misma, “donde estaba ocurriendo la historia”. Aún así, él prefirió fijarse en un evento que, si bien no era la historia central, decía mucho más de lo que quizás podía expresar la imagen de los estudiantes concentrados en la plaza. Esto, sin considerar el gran valor que tiene la imagen dada las restricción que había impuesto el régimen chino a los periodistas.

Yo sabía poco más de lo que se ve en la imagen hasta que leí el artículo. Básicamente, se conjugaron todos los elementos para que la foto fuera tomada. Entre esos elementos estoy contando el instinto del fotógrafo de saber que algo estaba pasando en frente de él, a pesar de no ser en las condiciones idóneas y de que él en primer lugar no estaba seguro de tener una imagen que se convertiría en una foto tan representativa.