Llegando cuando todo se termina

Hace un par de meses, en el taller de Matías Costa en la escuela Lens, hablábamos de la importancia de cerrar los proyectos. Poco sospechaba yo que ese taller propiciaría el fun del proyecto que estaba trabajando. En especial, porque la intención era justo lo contrario: desarrollarlo más aún.

Llegando cuando todo se termina empezó en el 2010. Coincidió con mi llegada a España. Es sobre la soledad tratada en primera persona y no tenía ese nombre. La soledad era algo que personalmente venía inquietándome desde hacía un tiempo, sólo que esta vez la iba a tratar desde mi punto de vista.

Solamente la terquedad y el miedo a enfrentar el proyecto lo alargaron en el tiempo. Hace una semanas comencé a preguntarme si a lo mejor habría que cerrarlo. Decidí que sí.

La primera consecuencia fue casi instantánea: vinieron nuevos proyectos a la mente. Ha sido como Llegando cuando todo se termina, la obsesión por él, fuera un tapón que no me dejaba ver otras ideas de proyectos. Nada más tenía que desprenderme de él.

No considero que LCTST  esté terminado. Creo que sencillamente había que cerrarlo porque en realidad no iba a estar terminado nunca.

Dejo aquí la que decidí iba a ser la última edición del proyecto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s