Violencia por naturaleza

Desde que hice el taller con Matías Costa, tengo una idea que revolotea en mi cabeza: la violencia innata de la fotografía. No se refiere a cómo vemos violencia en las fotos de lugares en conflicto sino es sobre cómo la fotografía “roba” un momento de la realidad que se suponía que debía desvanecerse en el tiempo. Realmente no sé si fue que se mencionó en el taller o si fue que lo leí en uno de los textos que me mandó Matías algunos días después. Semanas después encontre algo que me recordó la idea. Estaba justo al comienzo del segundo capítulo de La resistencia de Ernesto Sábato.

 

“Después de recorrer durante horas la imponente quebrada de Humahuaca hemos regresado a la antigua ciudad de Salta, tan hermosa en otro tiempo, hoy casi irreconocible, plagada de letreros y de edificios modernos que han roto la belleza de sus calles coloniales. Ya nada va quedando, como si nadie la mirara , aristócrata ciudad de Salta, como si también a ella le hubiera llegado este desencanto moderno que en nada pone empeño, que construye las casas para que se deshagan al día siguiente, ya sin frentistas, ni viejos herreros”, Ernesto Sábato.

 

“Ya nada va quedando”, dice al hablar de Salta que va perdiendo sus vistas tradicionales. Soy de los que le aterra perder lo que tiene. Incluyo las memorias. Siento que esa, también, es la preocupación de Sábato en ese párrafo.

 

Entonces, ¿no está justificada esa violencia de la fotografía? ¿Es demasiado crimen robarle instantes a la realidad para que podamos consolarnos con una extensión del tiempo expresada en imagen? Creo que he encontrado otra de las razones por las que siento tanta atracción por la fotografía. Me permite arrancar un pedacito de la realidad de la que soy testigo.

 

Me viene otra referencia a la cabeza.

 

“I’ve… seen things you people wouldn’t believe… Attack ships on fire. I watched c-beams glitter in the dar near the Tanhäuser gate. All those… moments… will be lost in time, like tears… in… rain. Time… to die…”, Blade Runner.

 

“Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais: Naves de ataque en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”, Blade Runner

 

En la película, este sentimiento lo expresa un replicante, en teoría inhumano, y que, sin embargo, es capaz de expresar un sentimiento tan humano.

 

Un par de imágenes que me sugieren este sentimiento:

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s