Los pequeños fragmentos visuales que somos

AutoretratoSólo podemos fotografiar lo que somos- Antoine D’Agata

Esa fue una de las ideas que más caló en mi cuando hice el taller de fotoperiodismo con Lúrdes Basolí hace un par de meses. Nuestra fotos, las que en verdad valen la pena, hablan de nosotros y nos delatan porque dejamos algo (o tal vez mucho) de nosotros en ellas. La conexión de nosotros con nuestros sujetos, sean cuales sean, no se puede ocultar. No se debe ocultar porque para eso estamos en esto. Un autorretrato, nuestra familia, un perfecto extraño que vimos en la calle son parte de uno como fotógrafo porque el instante del click fue compartido.

Otra idea que va de la mano con que solo podemos fotografiar lo que somos es que no existe la fotografía “desde afuera”, o en términos fotográficos más tradicionales “si tu imagen no es lo suficientemente buenas es porque no estabas lo suficientemente cerca”-Robert Capa. Uno debe pertenecer al ambiente donde se toman las fotos. Fusionarse con él, “estar adentro”. De esa manera, se toman fotos que comunican y hacen sentir. Uno no puede hablar de lo que no conoce y “estar afuera”. Capa siempre hablaba de acercase y muchas veces se le toma muy literalmente. Es verdad que uno debe acercase físicamente. De esa manera, podemos entender mejor lo que vemos. Pero, creo que las palabras de Capa hablan de algo mucho mas significativo que la cercanía física: la cercanía emocional. Se debe estar conectado emocionalmente con nuestra historia. Si no, las fotos no llevarán el mensaje que queremos.

Cada nuevo proyecto es una relación. Al comienzo puede ser incomodo o acartonado, pero, a medida que se suman las obturaciones nos vamos sintiendo más cómodos, con más movilidad y lo más importante: nos acercamos más. Una vez en este punto, la relación se vuelve más cómoda y natural. Al final, los proyectos acaban (más de lo que nos gustaría). No porque sintamos que está realmente completos sino porque ya no pueden dar más. De alguna manera, es una relación que se desvanece. ¿Es triste? Sí. ¿Satisfactorio? También. Existe el placer de haber vivido algo que si no fuera por la fotografía no hubiera sucedido, y que, a partir de ella se creó algo nuevo. Una imagen, una relación, una experiencia.

Un comentario en “Los pequeños fragmentos visuales que somos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s