La ética, los premios y la circuncisión femenina

(Mis disculpas a quienes ya leyeron este artículo con los anteriores errores de tipeo)

Hace unas semanas se ha creado una polémica a raíz del trabajo de la fotógrafa Andrea Bruce sobre la circuncisión femenina en la región Kurda de Iraq. La serie narra el proceso de mutilación de una niña de entre 6 y 8 años. El centro de la polémica no está propiamente en la crudeza o barbaridad del tema sino en su tratamiento. La fotógrafa optó por no ocultar la identidad de la niña, exponiéndola así a millones de personas. Si Bruce tenía la intención de ayudar creando consciencia, lo más probable es que lo que haya hecho sea empeorar la situación de la niña. Hay muchas maneras de acercarse a este difícil tema sin revelar la identidad de la menor, crear consciencia y generar imágenes incluso más poderosas de las que se hicieron.

Pero el problema va más allá. No sólo la fotógrafa presentó el trabajo así. La gente del Washington post, para quien Bruce hizo el trabajo, tiene la labor de editar las imágenes. Aún así, publicaron las fotos con la identidad de la niña. Como si no fuera suficiente, el trabajo ha ganado muchísimos premios, incluyendo el segundo lugar al mejor fotoperiodista de la NPPA.

Debo decirles que yo estoy del lado de los indignados con esto. Cuando vi la serie en verdad dan ganas de llorar. Especialmente sabiendo que la niña no sólo sufrió una bárbara mutilación sino que además fue expuesta públicamente. Doble el daño. Según las leyendas de la serie, la niña fue engañada. Le dijeron que iba a una fiesta para que luego se encontrara con una mujer y sus utensilios de tortura.

Para hacer hacer una analogía voy a traducir un fragmento de otro artículo que protestó contra esta situación que salió publicado en Duckrabbit en la que plantea un caso similar (hipotético):

“Un famoso fotógrafo iraquí va EEUU a cubrir un círculo de pedofilia al que tuvo acceso. Toma fotos de un niño de siete años mientras es abusado por un sacerdote católico. El muchacho piensa que va a una fiesta pero se encuentra con que el sacerdote tiene otra idea en mente. Las fotos muestran al niño sufriendo y agonizando.

El fotógrafo regresa Iraq y uno de los periódicos de circulación nacional decide publicar las imágenes por la cuales se le paga al fotógrafo. Las imágenes le dan la vuelta al mundo por internet. Las fotos muestran claramente la cara del niño y no se hace ningún esfuerzo por ocultar su identidad. Total, si se trata solamente de un muchacho ‘white trash’ americano”

Muy seguramente las alarmas hubieran sonado más fuerte en ese caso. Entonces, ¿por qué no se considera lo mismo con la niña Iraquí?

Quizás habrá quienes piensen que el argumento se excede en moralista argumentando que las circuncisiones masculinas se hacen todo el tiempo y que no tienen ningún problema. Es verdad, las circuncisión masculina no tiene nada de malo. El problema es que en la circuncisión masculina lo que se remueve es un pedazo de piel nada más. En el caso femenino lo que se corta es un órgano: el clítoris.

La gente de the click hace referencia a varios artículos en contra.

4 comentarios en “La ética, los premios y la circuncisión femenina

  1. no encuentro las fotos!! googlee a la fotografa y puse los keywords pero no las encuentro…donde las puedo ver??

  2. Apartando todo lo de la ética, los premios y la circuncisión femenina… Andrea Bruce tiene gran valor al realizar esta serie fotográfica.
    Yo como intento de fotógrafa que soy (aun no lo soy, por eso lo de “intento de…”), solamente de pensar en estar en ese lugar oyendo los gritos y el sufrimiento de esas niñas, se me bajó la tensión :S (no me da pena decirlo, soy más humana que fotógrafa, y espero ser así siempre) Creo que si hubiera estado en ese lugar, fácilmente hubiera vomitado.

    Entiendo el por qué los premios, porque las fotografías son realmente crudas y eso que no muestran ni una gota de sangre, pero si hacen que te imagines hasta qué punto puede llegar el sufrimiento de una niña.

    Ahora, lo de la ética. La verdad creo (y es mi punto de vista, que puede cambiar con el paso del tiempo) que no es para tanto alboroto. Es una tradición que a las niñas de esa cultura, a determinada edad, se le haga la circuncisión; pera ellas no es una pena, por lo tanto ¿por qué esconder su rostros? si los padres no dicen nada, que son los únicos que tienen el derecho de hacerlo, ¿qué problema tenemos nosotros con que se muestre la cara de las niñas?

    Hay una foto de la serie que en lo particular fue la que me hizo temblar la vida, que es cuando la chama está abierta, apoyada de la madre (me imagino que es la madre) y está gritando al techo. Esa fotografía hizo que oyera sus gritos, y creo que eso es mucho más crudo, que una foto en primer plano de la vagina sangrando.

    Me considero una persona con mucha ética, pero también una artista de la imagen (sin dármela de la gran cosa, claro), y si necesito romper la ética para que mi mensaje llegue de verdad, lo haré, no lo pensaré dos veces en hacerlo y asumo las consecuencias de mi acto con la cabeza en alto.

  3. Erika, entiendo que quieras ser respetuosa con las tradiciones de otros lugares. En la mayoría de los casos debe ser así. Pero en este, hay una serie de derechos (Humanos) que están por encima de las tradiciones. A esa niña se le han violado varios de estos derechos. Quizás sea común entre ellos este tipo de mutilación pero el acto en sí es un acto íntimo y privado que para ella dejó de serlo. Recuerda que bajo los artículos de los derechos humanos los niños reciben una particular protección dado a que muchas veces son sus mismos padres quienes rompen las leyes o dejan que se rompan. Además, te repito: la circuncisión femenina se trata de remover un órgano, no un pedazo de piel. El clítoris está ahí para servir una función. Esa niña, porque sus padres decidieron seguir esa terrible tradición, ya queda condicionada para el resto de su vida sexualmente y es muy posible que tenga efectos psicológicos también.
    Nadie le pide a Andrea Bruce que deje de ser una artista. Sólo que respete a los sujetos que conforman su arte. En el artículo dije que esa serie se pudo haber hecho de otra manera mucho más poderosa y sin tener que revelar la identidad de la niña. Creo que la circuncisión ya debe ser algo sumamente difícil de llevar para una niña como ella y saber que su cara estuvo publicada en un periódico de amplísima circulación no debe hacerlo más fácil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s