El desvanecimiento del encanto de la Polaroid

En Febrero de 2008, y con la revolución que fotográfía digital trajo consigo, Polaroid Corporation anunciaba que cesaba la producción de película instantánea. La imagen fotográfica de efecto inmediato encontró por fin un rival con el que no pudo competir: la imagen digital. Sin embargo, hay algo que la fotografía a base de píxeles no podrá sustituir. La película Polaroid representaba la instante captado una sola vez. Cuando una fotografia era tomada con una camara instantánea, esa imagen terminaba siendo la única muestra tangible del momento dado a que no se podía reproducir o hacer una copia identica en el mismo formato (al menos no de la misma manera en que se tomó). Un beso, una reunión con amigos o simplemente algo curioso que conseguimos en la calle quedaría plasmado solamente en esa pequeña imagen de colores palidos. La buena noticia es que existen varios grupos haciendo campaña para resucitar la instantánea. La gente de www.savepolaroid.com promueve la reincorporación de este tipo de película al mercado a través de su página. Y, al parecer, el esfuerzo más grande que se está haciendo por la causa es el caso de Impossible proyect liderado por Florian Kaps que llegó hasta comprar la maquinaria e intalaciones de película Polaroid cerradas en Amsterdam con la intención de reiniciar la producción en colaboracion con Ilford. Parece ser que el mundo de la fotografía no ha perdido esta preciosa herramienta del todo. Ciertamente, el film no ha perdido quien confíe en ella.

4 comentarios en “El desvanecimiento del encanto de la Polaroid

  1. La polaroid es una mágia.
    La describiste perfectamente, es la única fotografía que no se puede duplicar.

    Pienso que hay que darle una nueva movida a la Polaroid, pero acabar con ella no es la solución.
    No soy amante de la fotografía analógica, pero espero que la digital no termine con ella como lo está haciendo con la Polaroid.

  2. La reflexión sobre la polaroid me recordó a un gran profesor: Mark LaPore, quien se negaba rotundamente a fotografiar eventos especiales en su vida. No fotografió su matrimonio para que las imagenes no arruinaran sus memorias. Mark un cineasta experiemntal y documental insistía en la importancia de no deformar los recuerdos con imágenes. La polaroid para mi es lo mas se parece a un recuerdo. Me pregunto que pensaría Mark, si hubiera permitido una polaroid por recuerdo. Nunca lo sabré ya que se suicidó hace algunos años, aquí dejo una ventanita a su extraordinario trabajo:
    http://www.filmmakermagazine.com/blog/2005/09/mark-lapore-53.php

    1. Sí, últimamente he estado embrujado por el tema del Polaroid. Me encanta la idea y me frustra no haber podido explotarlo. Con respecto a lo de las memorias, es curioso que está neurológicamente comprobado que el recuerdo más perfecto es ese que no se recuerda jamás luego de que sucedió. Me pregunto yo si Mark LaPore sabía eso antes de morir y cómo lo habría interpretado. Me parece súper contradictorio y al mismo tiempo enigmático (por demás interesante) que un cineasta tenga esas ideas sobre la imagen fotográfica. También me causa inquietud el hecho de que en ese artículo se menciona que era una persona muy motivada y que allá decidido terminar su vida así. Me deja un poco de vacío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s